“El flamenco da alegría” – Entrevista a la bailaora Vanesa Coloma

Cada vez que voy a Madrid me paso por el Tablao Las Carboneras (Calle Conde de Miranda, 1), un pequeño restaurante flamenco donde actúan cada noche los artistas de flamenco más conocidos de Madrid. Es un espectáculo de música y  baile que activa todos los sentidos en un breve período de tiempo. El local combina el espectáculo en directo con gastronomía española de calidad y exposiciones de artes plásticas. Por su escenario han pasado artistas de prestigio como Pastora Galván, Jorge Pardo, Rocío Molina, Montse Cortés, Belén Maya, Manuel Liñán, Alfonso Losa, Marco Flores, Olga Pericet, La Shica, Manuela Vega, Tacha o Ana Romero.

El flamenco es mucho más que un baile, mucho más que un arte, mucho más que una profesión. El flamenco es un estado de ánimo, un estilo de vida, una forma de vivir y de… morir, porque lo que sucede en el punto culminante del baile flamenco pertenece a otra dimensión. Se trata de una pasión, de una gran emoción en lo más profundo del ser, que transmite al público alegría, pureza, sinceridad o profunda nostalgia. En el ‘patio-flamenco’ se respira un aire mágico en una atmósfera de universo paralelo, que invade la tierra por unos momentos y transforma nuestra efímera existencia en algo sublime.

vanesa-coloma-in-timplul-spectacolului-1

He hablado con la bailaora española de flamenco Vanesa Coloma sobre “la sorpresa” que esconde cada espectáculo, sobre “la transformación mágica” de los artistas en el escenario y sobre “el regalo” que los músicos ofrecen a los bailaores, abriéndoles el alma, dondequiera que estén.

La entrevista a Vanesa fue un sábado por la tarde, poco antes de su espectáculo, donde iba a bailar con unos artistas que no conocía.  “Me gusta la sorpresa. Cada día es algo nuevo: no sabes qué va a pasar, no sabes quién va a cantar o quién va a tocar. Me encanta ponerme en situación de riesgo y… que salga lo que salga”. Llevaba consigo una maleta llena de ‘artillería’ para el espectáculo: ropa, maquillaje, varios accesorios, complementos, y, por supuesto, los zapatos ‘mágicos’ de  flamenco. Bajita, con vaqueros, suéter y el pelo largo, casi no la conocí… No parecía la misma persona que unos días antes se subía imponente al escenario y dejaba al público sin aliento con su baile embrujado.

“Esta transformación es algo mágico, tu cuerpo pasa de 0 a 100 en un segundo. En el ‘lenguaje flamenco’ se habla de “abajo”, el estado de ‘normalidad’ en la tierra, y de “arriba”, el éxtasis en el escenario. “Es muy importante ser ‘arriba’ como tú eres ‘abajo’, claro, en cuanto al baile, al arte, a la técnica, al respeto que hay que tener en el escenario. ‘Arriba’ tienes que ser verdadero, ¡la verdad tiene que salir!”, dice ella con firmeza, “porque en el escenario se ponen a 100% los sentimientos. Cada uno baila como es en realidad.”  Primero se recibe la emoción de los intérpretes vocales e instrumentales – es como “un regalo” – y el artista abre su corazón. “Que te canten y que te toquen es un regalo. Ellos son los ‘provocadores’, abren tu alma y te transforman. El flamenco es muy fuerte de sentimientos. Por eso mismo, una persona sincera en el escenario puede emocionar el público de una manera profunda; el público llora, se ríe, puede vivir un montón de sentimientos rápidamente.”

vanesa-coloma-1

 Me encontré con Vanesa en Las Carboneras, uno de los tablaos flamencos más conocidos de Madrid. Un lugar muy hospitalario y acogedor, donde uno se siente como en casa desde el primer momento. Cada noche, Las Carboneras organiza espectáculos de música y de baile tradicional, a los que asiste un público internacional. En el futuro, también Vanesa quiere dirigir su propio local de flamenco, en el mismo estilo de Las Carboneras.

vanesa-coloma-in-timpul-spectacolului

El flamenco es para ella un “gran arte que nunca pasará de moda”, porque significa “un regalo de emociones”. Y más que eso, el flamenco es para Vanesa su … “vida”. Me contó con mucha pasión sus experiencias en Japón, Australia, Nueva York y recordó con cariño la emoción del público, a pesar de que en esos países los sentimientos no se expresan con tanta facilidad. Pero el misterio del flamenco les ‘tocó’ a ellos también, ya que es imposible quedarse indiferente. ‘El fenómeno flamenco’ te lleva a un mundo nuevo y profundo de sentimientos, que puede ser incluso peligroso. “Es como una pequeña droga, una adicción;  te abre tanto, te emociona tanto. La gente se olvida de los problemas de la vida diaria. El flamenco da alegría y con eso yo estoy feliz todo el día”.

Flamenco - Madrid

Vanesa Coloma se define a sí misma como una persona enérgica, sincera, generosa y divertida. Sus compañeros le llaman “la pulga”,  por su energía en el escenario, donde parece volar, a pesar de la gravedad y de los límites del cuerpo humano. “‘Arriba’ no hay dolor, ‘arriba’ eres un volcán de energía y de sinceridad;  lo más importante es hacerlo con el corazón”.

Lectora del texto en español: Eider Iturbe

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Acest sit folosește Akismet pentru a reduce spamul. Află cum sunt procesate datele comentariilor tale.